Biomasa

1. ¿Qué es la Biomasa?

La biomasa es un término que designa a la vez el combustible proveniente de la madera así como la de aquellos recursos vegetales leñosos.

La madera como toda la producción de biomasa vegetal procede de la fotosíntesis; es decir de la producción de hidratos de carbono a partir de la energía solar.

La biomasa es el tercer recurso de energía utilizado en el mundo después del petróleo y el carbón.

Está completamente admitido que la explotación racional de la biomasa contribuye a mantener los equilibrios bioquímicos del planeta.

Después de algunas decenas de años, el interés de la biomasa como fuente de calor aparece como sustituto de las fuentes tradicionales de calor, gas-oil, gas natural, carbón, etc.

Procesos como la automatización de la carga de biomasa a combustión, la gestión integrada de la misma, y la eliminación mecanizada de los residuos hacen de la biomasa uno de los recursos energéticos de calor más interesantes.

2.- ¿Cómo utilizarla?

Los sistemas de calor están compuestos por la propia calefacción, de distinto tamaño en función de los requisitos caloríficos solicitados, sistema de alimentación con un solo depósito y sistema de extracción automática de residuos.

Los sistemas tecnológicos actuales son capaces de generar rendimientos del 92%, en los sistemas de calefacción de última generación.

Todos estos sistemas conllevan un alto grado de fiabilidad y tranquilidad en la combustión ya que la probabilidad de explosión en el proceso es nulo.

3.- ¿Por qué utilizan la biomasa como fuente energética de calor?

El modelo energético español se caracteriza por tener un fuerte impacto ambiental y por una elevada dependencia del exterior.

Algunas cifras nos pueden ayudar a ver éste con claridad. Las energías renovables en España representan un 7% del consumo energético, el resto de aportes de energía provienen del petróleo (55%), del carbón (15%), nuclear (14%) y del gas (8%). Es preciso tener en cuenta que estamos hablando de energía primaria, es decir incluyendo no solo la generación de electricidad, sino también, la producción de calor para usos domésticos o industriales.

Si tenemos en cuenta que la casi totalidad del petróleo y del gas provienen del exterior, y que la tecnología de las centrales nucleares es norteamericana o alemana, podemos llegar a la conclusión de que nuestro sistema energético es muy poco autosuficiente y que mantiene una importante dependencia de otros países (aproximadamente 2/3). Esta situación convendría evitarla puesto que tiene riesgos en lo que se refiere a la seguridad del abastecimiento.

España es uno de los países con mayores fuentes de producción de biomasa y una de las más rentables existentes en Europa.

4.- ¿Qué les ofrece nuestra empresa?

Nuestra empresa les proporcionaría la instalación calorífica necesaria a sus requisitos, de acuerdo a la actual legislación vigente.

  • Proporcionará el adecuado mantenimiento técnico de los equipos.
  • Colaborará en la tramitación de las subvenciones existentes al efecto.
  • Proveerá de combustible autorizado como fuente de calor, y facturará por hora de servicio calorífico, es decir, nuestros clientes sólo pagarán lo que estrictamente reciban.